BESTIARIO NACIONAL

Una oda al disparate

 

La pintura de Antonio Asensio Gallardo se podría calificar como española porque algunos de sus elementos remiten a España, país con gran tradición de artistas que lo representan en clave de esperpento por ser ésta, quizás, la única manera de representarlo.

 

El artista construye su obra a base de iconos perfectamente reconocibles que se encuentran en el imaginario colectivo de los habitantes de esa entidad conocida como España y también en el de gran parte del extranjero, como bien se deja ver. Pero si su pintura es española no lo es en absoluto por vocación o deseo expreso sino por accidente. El hecho de que la apariencia de muchos de los signos externos que maneja se identifique como perteneciente a un contexto geográfico o cultural determinado, no le resta ni un ápice de universalidad.

 

Se podría también decir que la pintura de Antonio es disparatada porque describe el disparate pero, fundamentalmente, es narrativa. Narrativa del sinsentido, de la ausencia absoluta de razón. Con un fuerte toque colorido, festivo y fragmentario, es puro estilo al servicio del esperpento, del disparate, al servicio, pues, de la realidad descarnada que representa.

 

Antonio nos habla, en realidad, del tejido del que está hecho el mundo, nos habla de situaciones y sentimientos y lo hace con humor, acidez, dulzura, compasión y toneladas de sentido crítico. Sentido crítico que, de manera absolutamente refrescante, huye de etiquetas y militancias lo que lo hace más efectivo todavía. Antonio enciende su linterna de pocero involuntario e ilumina las alcantarillas retransmitiéndonos fragmentos de las mugrientas paredes que enfoca.

 

Sus personajes, cotidianos y a veces conocidos son, en definitiva, arquetipos que van desde la miseria a la estupidez pasando por la indefensión o la soberbia. Son, más que nada, radiografías del alma humana. Hay abuelas, mendigos, folclóricas, patéticos personajes de telerrealidad pasados, como no, de moda y reptilianos del tipo “Tyrannosaurus rex” por ser, según nos cuenta, “reyes” y “tiranos”. También da vida a los objetos, pero todo es parte del mismo juego: hay paellas, guitarras, cuchillos, gafas de sol. Un bestiario al completo.

 

Llena de matices, mensajes explícitos e implícitos y, sobre todo, de riqueza cromática, la pintura de Antonio se nos hace imprescindible en un panorama cada vez más mediatizado por discursos fríos y forzados, falsamente intelectualizados o pretendidamente inscritos bajo el epígrafe vacío de la actualidad.

 

Inaugurar nuestra galería con Antonio y con su “Bestiario nacional” no es casual, con él comenzamos una andadura que dice mucho de nuestra futura línea expositiva.

 

 

©2018 Galería Tournemire

BESTIARIO NACIONAL

 

EL PODER DE LA SÁTIRA

Nacido en 1979. Vive en Valencia, España.
Licenciado en B.B.A.A por la UPV de Valencia.
Máster Oficial en Producción Artística por la UPV.

 

Exposiciones individuales

2016 My country is a dead bailaora, Trentatres Gallery, Valencia.

2015 #serigrafíamediosalvaje #quierounavaca, Cosín Estudio, Valencia.

2014 Reptiles, Espacio 14 Huertas A.T.M., Madrid.

2013 Angela Mordor, Cancillera Suprema de Modernia, Slaughterhouse Librería, Valencia.

2013 La jauría interna, Slaughterhouse Librería. Valencia.

 

Exposiciones colectivas

2015 Serendipia, La LLimera Associació Cultural, Valencia.

2015 Polvo al polvo La LLimera Associació Cultural. Valencia.

2014 Colectiva 1.0, Espacio 14 Huertas A.T.M., Madrid.

2014 Mareas, Espacio 14 Huertas A.T.M., Madrid.

2012 Ideas en Proceso, Reales Atarazanas, Valencia.

2012 Ideas en Proceso, Galería Puchol, Valencia.

2012 Nuovi Confini, GAM Le Ciminiere, Catania.

2009 Del Boceto al Cuadro, Ca Revolta, Valencia.

 

Residencias

2015 Simposio Internacional de Artistas de Noja SIANOJA, Noja, Cantabria.

2015 Quiero una vaca #serigrafíamediosalvaje, Castro de Rey, Galicia.

CHARLA-ENTREVISTA CON EL ARTISTA A PARTIR DEL EVENTO “EL PODER DE LA SÁTIRA REALIZADO EN LA GALERÍA EL 26/06/18

 

Para empezar hablando del trabajo de Antonio, hay que notar que además de sus pinturas aquí expuestas realiza también una revista de tipo satírico en la que usa pintura, fotografía, palabra y acción, que más que una revista es una prolongación de su trabajo pictórico. ¿Nos puedes contar un poco más acerca del contenido de este magazine, INSIDIAToday y explicarnos como nació la idea de un proyecto así?

 

INSIDIAToday fue la conclusión de mi trabajo de fin de máster, titulado Presencia y Proceso, la  improvisación como estrategia  vital y creativa, que era una reflexión sobre mi propio proceso creativo, el cual tenía y tiene la intención de llevar la pintura fuera de las paredes, de sacarla de su contexto tradicional e implicarla en la vida cotidiana, en el juego arte-vida. Para ello me sirvo tanto de la instalación, la escultura, la performance, la fotografía, y de cualquier otra disciplina o recurso que resulte efectivo a tal fin.

 

Esta revista (o falsa revista) fue la manera más completa que encontré de presentar las fotografías resultantes del registro de instalaciones pictóricas en las que una modelo vestía mi pintura en su ropa o aplicada sobre el cuerpo  y practicaba un espacio intervenido pictóricamente, creando así una obra nueva en sí misma. De esta manera, Pintura y Vida dejaban de estar separadas y se establecía un diálogo entre la cotidianidad del público y la pintura, rompiéndose así las barreras entre la pintura al uso (única, con su aura intocable, presente únicamente colgada en la pared) y su presencia en la vida de las espectadoras y espectadores.

 

Por otro lado , e insistiendo en mi interés por la vida cotidiana de la mano de la pintura, la forma de revista-magazine de toda la vida recoge mi intención como pintor (y persona política sobre este planeta) de poner mi trabajo al servicio de la actualidad fingiendo un tono riguroso y objetivo, apropiándome de los recursos del periodismo gráfico y escrito, como el tono de cualquier medio de comunicación, para llevar mi pintura a un discurso sobre la actualidad distorsionado por lo pictórico, al igual que la actualidad es distorsionada, maquillada, construida o interpretada por la línea editorial de un periódico. De hecho INSIDIAToday no se llama así por azar: insidia significa asechanza, engaño o artificio para hacer daño a alguien, palabras o acción que envuelven mala intención.

 

Y desde ahí, como actitud política, tomo la esencia más pura del comportamiento fallero: en las fiestas grandes de Valencia (de donde soy) las Fallas, cualquier monumento callejero (falla) que se precie de serlo debe ser crítica con todo y con todas y todos, sin distinción de colores políticos ni hostias: todo merece ser quemado en la hoguera y la amabilidad o la tibieza son peor que pegar a un padre.

 

“El estilo Insidia no busca la erradicación ni la destrucción de lo que cuestiona, sino contemplar, celebrar y documentar su decadencia, su gloriosa agonía o pestilencia, el apogeo de su hedor total” (Nota del director INSIDIAToday #2 Angela Mordor).

 

La revista recorre una gran parte de tu obra. Las pinturas ¿hubieran podido existir sin la idea de este magazine?

 

INSIDIAToday es ante todo una revista sobre pintura en diálogo con el cuerpo de modelos, con la fotografía de Adolfo López y la maquetación de Ángela Sabio. Con esto quiero decir que para mí como pintor es tan importante el objetivo de llevar la pintura a la vida cotidiana como que haya un discurso en ella que aluda a los problemas y las miserias más pestilentes de esta vida que visto de pintura.

 

Por eso no creo que las pinturas pudieran existir sin INSIDIA, porque INSIDIA no es un fanzine ni un magazine, es un trabajo pictórico, una estrategia, un bastidor donde monto la pintura y la clavo con periodismo, cuerpo, foto y mala leche, para lanzarla a lo cotidiano y tenerla viva.

 

Además el tono INSIDIA es deliberadamente farragoso y mentiroso. Se disfraza de lo que cuestiona. Sería muy facilón decir “el neoliberalismo económico es injusto y asesino” o “el patriarcado es lo peor”, y hay otros medios, pensadoras, artistas, que hacen esto mucho mejor, pero no es mi pretensión generar un discurso crítico original o novedoso, sino producir una falla, una hoguera, un chiste en forma de pintura que haga el mayor daño posible, y si puede ser risa, que es el arma más afilada que conozco.

 

Háblanos un poco de por qué has optado por la figuración en tu pintura.

 

La figuración es la herramienta ideal para hacer masticables los discursos sobre la realidad que manejo. La figuración es lo suficientemente rica y amplia para mantenerse fresca y en vanguardia, digan lo que digan los códigos artísticos contemporáneos basados más en romper las formas que consideran convencionales para poner el énfasis en ideas políticas y en ejercicios de estilo antiacadémicos, centrados precisamente en la sistemática ruptura de las formas por otra parte tal vez agotada entre las Vanguardias y los 60, 70, 80. Esto es, la Academia actual, sería la pretendida No Academia, el pretendido antiacademicismo que se enfrenta a una Academia que hace siglo y pico que no existe. Si las formas están rotas ya, ¿por qué no pintar?… ¡Incluso bodegones, incluso Velázquez, Sorolla, Manet ! Si la modernidad insiste en la importancia del discurso ¿por qué no va a valer una forma pictórica o escultórica al uso para contener ese discurso nuevo, si ya hemos aclarado que la forma murió? Cualquier Sorolla contemporáneo no sería sino eso, contemporáneo. Es imposible escapar de la actualidad y lo nuevo o lo viejo tal vez no siempre sea el criterio más interesante para juzgar nada, tampoco el arte.

 

Constatamos que hoy en día, aunque se vuelve a poner el foco de atención en la pintura, el discurso que la acompaña suele seguir el mismo esquema que acabas de explicar. Como pintor figurativo ¿te consideras en ruptura con la época o bien te sientes solamente como un simple espectador testificando sobre el lienzo lo que le rodea?

 

No me planteo  si estoy rompiendo con las formas de mi época, ni si solo soy un espectador-transmisor de lo que veo… es una buena pregunta. Sinceramente no lo sé, solo aspiro a hacer mi trabajo lo mejor que sé. Creo que es muy difícil innovar tanto formalmente como discursivamente y ambos intentos los veo como un ejercicio inútil y tal vez vanidoso… Y aun así hay gente rompiendo normas formales que ni siquiera me había planteado que existían o hablando idiomas y códigos absolutamente frescos y desconocidos. Para mí pintar y vivir es lo mismo, aunque esto sea un tópico muy manoseado… A veces no tengo ni idea de cómo los seres humanos podemos levantarnos cada día y seguir con este desastre que llamamos vida, así que imaginaos: saber qué hago exactamente con mi vida-pintura es el menor de mis problemas.

 

©2018 Galería Tournemire